logo
DIRECTOR
Manuel Desviat
DISEÑO
Átopos
REDACCIÓN
María José Gil Bonmatí, Ana González Rodríguez, Ana Moreno, Ana Moro, Itzhak Levav, Pilar Nieto Degregori, María Eugenia Ruiz Velasco, Marta Sanz Amador, Rafael Sepúlveda.
CONSEJO EDITOR
P. Amarante, J.M. Caldas Almeida, F. Colina, F. Chicharro, P.G. Delgado, M. Desviat, Domingo Alves, A. Fernández Liria, I. Levav, J. Mas Hesse, F. Pereña, B. Saraceno.
EDITA
Asociación Átopos, salud mental, comunidad y cultura
REALIZACIÓN E IMPRESIÓN
Lúa Ediciones 3.0 S.L.
WEB
Manuel Desviat
Ana Moreno

Nada es más profundo que la piel

“No hay nada más profundo que la piel”, el poema de Paul Válery, oracular y profético, abre perspectivas que se independizan de su autor para demostrar lo que el vate sabía: que la epidermis incierta del tiempo en la que se inscriben todas las narrativas habita en cada uno de nosotros. […]

 

 

En las piezas de Pep Carrió hay texturas que son textos enhebrados con la paciencia y el saber de quién quiere (¡y puede!) construir relatos que recuperan pieles de la vida, de diferentes vidas: ramas, fichas, botones, cordeles, fotos que son párrafos de historia. Trozos de historias en las que este poeta de la representación teje nuevas narraciones siempre abiertas, vertiginosas, inconclusas como una balsa que deambula en mares de orillas inalcanzables, entre la extrañeza de algo sido y la de aquello que podría ser pero todavía no existe y que tal vez nunca será. Cada pieza es una apertura novelística en la que se expone un nudo, ese inespecífico centro narrativo que -Dostoievski mediante- sabemos que es el centro del esquema del relato moderno.

 

 

Así es, la propuesta vertebral de presentación, nudo y desenlace que nos legó el autor ruso, significó a finales del siglo XIX, otorgarle protagonismo estelar al discurrir de la vida misma, antes subsumida en la trascendencia entre un nacer y un morir, entre una génesis y un apocalipsis. El nudo, los nudos, se reactivan en esta exposición donde cada propuesta es un hilo de Ariadna que cada cual tejerá a su manera, le pondrá sus personajes, los visibles y los invisibles, construirá una historia o una historieta, inventará un desenlace. Queda para quien dialoga con cada una -y con todas- las piezas, la apertura a inventar un comienzo; la precipitación de construir un desenlace. Pero a condición de adentrarse, de traspasar la corteza, es decir de imaginar, inventar, descubrir lo fantasmal e insólito que encierra cada obra, a modo de cada nudo, en su propia epidermis. Es decir, en sus profundidades. […]

 

 

Cristina Santamaría. Extracto de “Nada más profundo que la piel (Elogio a la paradoja)”

 

 

 Aquí puedes ver alguna de las obras de Pep Carrió


x